El caso del Ejecutivo que NO tuvo miedo de cuestionarme

Ejecutivo

Una de las actividades diarias que me dan placer y adrenalina, es cuando he detectado “un posible fit” (jerga técnica).

Es decir, una persona que, según mis investigaciones podría ser “perfecto” para la vacante a cubrir, y……aunque jamás me haya mandado su CV, me decido a llamarle por teléfono, para presentarme y “sondear” su posible interés!

 

A lo largo de mis años de trabajo, he encontrado todo tipo de reacciones!

Desde aquellos que se ponen “paranoicos” y en vez de escuchar, solo preguntan quién me dio sus datos, porque le llamo, etc etc. (descartables desde el inicio!) hasta los “soberbios”, quienes en vez de escuchar, preanuncian que su puesto y empresa es tan genial que jamás la dejarían (también descartables,)

Pero, en general, las reacciones no son tan extremas. Y, rápidamente, puedo concertar un encuentro personal, recibiendo el CV, por mail a los pocos minutos.

 

Sin embargo, hace unas semanas….me encontré con un caso “raro”.

Roberto…..no tuvo empacho en retenerme en el teléfono, planteándome él a mí, una serie de MUY inteligentes preguntas.

Mientras le contestaba, yo pensaba: quien le habrá dado coaching de carrera? Porque….Roberto estaba muy bien preparado para recibir la llamada!

Me planteo una serie de preguntas muy gentilmente! Preguntas inteligentes (que reconfirmaron mi interés en ese perfil profesional).

Que me pregunto?

Aquí va el listado de las preguntas que Roberto me planteo:

 

1. ¿Cuáles son las 3 principales características  profesionales que su cliente está buscando?

Casi siempre, los head hunters tenemos una larga lista de atributos y características “deseables”  Sin embargo, la verdad es que el cliente/empleador generalmente  solo tiene unos pocos (tres o cuatro) requisitos clave que son los más importantes. Clarificar esto, de arranque le permitía a Roberto saber si me llamada era acertada o no!

Probablemente no tuviese todos los requisitos. Si no tenía los básicos, podría agradecer y terminar la conversación. Especialmente en una economía dura, generalmente los clientes no están dispuestos a cambiar esos requisitos básicos, porque creen que van a encontrar a la persona que los tiene. Es entonces, si no lo tenía, era el momento de agradecerme y pedirme lo llame cuando tenga algo mas ajustado a su perfil

 

2. ¿Cuál es la descripción del puesto?

Escuchar lo que el cliente/empleador esperaría que Roberto ejecute  es importante.   Aunque el trabajo implique más dinero o un título más importante, Roberto debería ir y hacer su trabajo todos los días. ¿Mi propuesta implica algo que a el le gustaría hacer ¿Ampliara sus habilidades? ¿O representaría “más de lo mismo” en un momento de su carrera en el que está dispuesto a hacer más?

 

 

3. ¿Hace cuánto tiempo está vacante está abierta? ¿Por qué está abierta ésta vacante?

¿Fue por un ascenso? (¡Algo bueno!) ¿Hace cuánto que trabajan allí los demás integrantes del equipo? Puede que no obtuviese  todas respuestas  de mi parte pero, al menos, tendría una idea sobre las posibilidades de lograr, mas adelante, una promoción. Y comparar eso con su empresa/situación actual

 

 

4. ¿Cómo será el proceso de elección?

Roberto quería saber cuantos pasos/etapas habría de superar para recibir una propuesta en firme. Y no estaba equivocado! ¡Tuve un cliente que pedía que los candidatos tuvieran nueve entrevistas! Roberto podría decidir si ingresar en un proceso largo, desgastante, etc

 

 

5. ¿Dónde es el lugar de trabajo?

Por ejemplo: Si Roberto vive en Pilar y el trabajo es en el extremo sur de la ciudad, implica agregar 1 o 2 horas diarias a su vida laboral, en viajes..

 

 

Luego, por supuesto me pregunto donde mandarme su CV, y coordinamos un 1er encuentro.

 

Observen que en ningún momento me pregunto como había yo llegado a el. Ni menciono, obviamente, el tema económico!

Corolario: Roberto no era el “fit” imaginado por mi. Sin embargo establecimos una cordial relación… que me llevara a ofrecerle alguna otra propuesta, asap.

 

Si Ud recibe, en los siguientes 15 minutos una llamada de un reclutador o Head Hunter, está preparado para manejarla?

 

Agradeceré v comentarios

You Might Also Like

12 Comments

  • Reply
    Abel Medina
    27 marzo, 2015 at 2:10 pm

    Excelentes comentarios, mi duda es Porqué a esta persona le interesó la entrevista de inmediato? Cuál era su situación actual en la empresa dónde trabajaba? Me llama poderosamente la atención… quizá eso tenga que ver con que estaba disconforme con su empleo actual, o con que es un constante disconforme y un genial postulante, o que simplemente vislumbró una posibilidad de cambio acompañada de un crecimiento profesional, pero todo eso en un minuto de una llamada? No se si me explico pero me intriga si la empresa que lo reciba, en este caso cliente de la consultora, podría encontrarse con un profesional Nómade y pensar que en el futuro haría lo mismo a corto plazo. Me gustaría saber que antigüedad y logros tenía en la empresa este fit. Como siempre recomiendo estos tips invalorables para un aprendizaje!!!! Gracias!!

  • Reply
    Marcelo
    22 septiembre, 2014 at 11:03 am

    Adicionalmente suelo consultar por el rubro, actividad o naturaleza del negocio, para verificar el alcance de la propuesta y testear mis posibilidades de abordarlo. Así obtengo datos sobre sustentabilidad, tipo de mercado, trabas, expansión, competencia, velocidad, conocimiento, futuro, especialización, etc. Si bien la respuesta a la primer pregunta es la que podría conducir el dialogo en una futura entrevista, porque apunta a lo deseado por la empresa y a lo adecuado que resulte como candidato determinando la factibilidad de éxito y el tiempo a invertir en lograrlo para lograr la sinergia esperada el dato sobre el rubro/actividad no puede faltar. Obviamente las restantes preguntas enunciadas completan el primer contacto . Las propuestas laborales buscan resultados y estos se darán si ambas partes están maduras para ello (a veces en ambas partes existen ideales que no lo son tanto en la realidad, ya sea por error, omisión pero se deben aclarar de entrada).

  • Reply
    Gonzalo Tapia
    22 julio, 2014 at 1:06 pm

    Hummm Hay que tener la altura profesional que tiene Ud, Cristina, para manejar la entrevista de esa forma. A mi, me ha llamado cada idiota!
    Uno se pregunta si realmente son “head hunters” o…empleados de Call Centers.
    Bravo por Ud !

  • Reply
    victor
    21 julio, 2014 at 9:14 am

    Muy pero muy interesante que hayas compartido esta experiencia. es toda una clase.

  • Reply
    Carlos Feito
    15 julio, 2014 at 2:29 pm

    Es muy importante que tanto el entrevistador como el entrevistado tengan claras las condiciones coloquiales, no hay nada mas frustrante que encontrarse con alguien que plantea requerimientos que no termina de entender o de poner en su justo valor. Las empresas tienden a pedir condiciones por demas, enmascarando a veces la verdadera necesidad. El factor PLD (Por Las Dudas) puede jugar en contra de una búsqueda exitosa ya que “el que mucho abarca poco aprieta”. Felicito a “Roberto” por su claridad de pensamiento.

  • Reply
    Carlos Varela
    14 julio, 2014 at 10:52 pm

    Lic. Mejias…..francamente….Ud no deja de sorprendernos!!!
    Pocas, muy pocas expertas como Ud tienen el coraje y la generosidad de compartir sus experiencias!
    Me he cruzado con personas que de alguna manera “critican” sus esfuerzos de marketing. Y yo les contesto: QUIEN , al venderte sus servicios, te REGALA parte de lo que sabe? La red Linkedin esta plagada de colegas suyas , que…desde España, tratan de vender…en euros! .
    Gracias, por esta Nota y por el restos e tantas otras que, de una manera u otra, siempre dejan una enseñanza!
    Dios la Bendiga!
    Carlos ( desde Cordoba)

  • Reply
    María Teresa
    14 julio, 2014 at 2:39 pm

    Cristina cómo desearía que alguien alguna vez hubiese podido ver mas allá de las necesidades urgentes de conseguir un trabajo, y cuándo digo mas allá me refiero no sólo al lenguaje verbal, sino al corporal que en muchas ocasiones expresa mas que el primero, porque hay que saber leer entre líneas no?
    Un cordial saludo

  • Reply
    Lucas Figueroa
    14 julio, 2014 at 2:23 pm

    Si bien uno debe estar siempre listo y mas aún si esta desempleado, no es algo que sucede a menudo…. Al menos, nunca tuve la oportunidad de conocer a alguien que le sucedió en Argentina. Fue de esa manera que me contrataron en mi ultimo trabajo, en Estados Unidos sucedía mucho…. Era una constante de llegar a tu casa y tener mensajes, en el celular y hasta te llamaban a la oficina ( algo que no recomiendo por que es muy incomodo ), pero luego con la crisis del país, bajo mucho…. A mi entender eso que usted comenta es cumplir la tarea de un headhunter, que busca talentos y no espera que caigan del cielo. Gracias por compartirlo.

  • Reply
    Gaston
    14 julio, 2014 at 1:55 pm

    Cristina. Esa información que el requirió es lo básico para comenzar a establecer una comunicación de interes entre ambas partes para una posición.
    Algunos se atreven a preguntar y otros solamente escuchan sin omitir opinion, lo cual para Uds, no es Bueno porque siempre el ida y vuelta enriquece por más que esa posición no sea del agrado del perfil.
    Ahora también hay que aclarar que las habilidades y experiencia que tienes tú y tú equipo no abundan en todo el Mercado selector.
    Cordiales saludos
    Gastón

  • Reply
    Jorge
    14 julio, 2014 at 11:10 am

    Cristina,
    Difícil tarea la tuya de establecer si una persona es el candidato que buscas.
    Admiro la habilidad para bucear en las características humanas las destrezas necesarias para cubrir un puesto.
    En mi experiencia laboral, siempre enfocado en Comercio Exterior he tenido que seleccionar personal alguna vez y contratado los servicios de psicólogos que hacían psicotécnicos con resultados asombrosos; detectaban rasgos de las personas que eran invisibles en las entrevistas que yo había realizado y luego en el desempeño de estos, en algún momento se confirmaban los perfiles realizados por los profesionales.
    A pesar de todo me cuesta entender cual es la preferencia implícita que existe a la hora de seleccionar un candidato, de elegir al de menos edad que al de mas de 50 quien se supone con mas experiencia, temple, seguridad y manejo de situaciones que otro que aún no transitó esas experiencias.
    Yo a la hora de elegir valoro mucho la preparación académica porque es la base con la que se cuenta a la hora de sustentar decisiones de trabajo; sin embargo me ha pasado a mi personalmente de encontrarme frente a situaciones que no surgen de los libros y requieren de un análisis mayor para dar los pasos correctos; viendo no solo el árbol, sino que también el bosque; éso no lo encontré en ninguno de los excelentes colaboradores jóvenes que tenia; todos muy preparados y con varias medallas en su haber. Eso me lleva a valorar muchísimo tu trabajo pero cuestionar las preferencias de quienes en definitiva deciden sobre la candidatura.
    Hoy con 55 años y varios pergaminos en mi haber, no bajo los brazos en mis deseos de re-ubicarme aunque no puedo mantenerme quieto en un contexto antagónico para mi carrera de Comercio Exterior y las preferencias empresarias por jóvenes prometedores.

    • Reply
      Gaston
      14 julio, 2014 at 2:03 pm

      Jorge.
      Si vos trabajas en Comercio Exterior, sabras muy bien que lo que has estudiado ya cambio. Es más en ese rubro que los últimos dos años ha tenido cambios de todo tipo, el libro pasa a ser tu base de preparacion cultural académica no operativa o para tomar una desición critica sin entrar en pánico y llevando las riendas.
      Yo he seleccionado simper a mis equipos de trabajo, y siempre busque honestidad, ganas, conocimientos y rapidéz mental.
      Ojo no soy selector.

  • Reply
    paola
    14 julio, 2014 at 10:40 am

    Muy interesante su experiencia. Realmente deja mucho en que pensar. Pero mi pregunta es si realmente otros head hunters hubieran tenido la VISION que Ud. tuvo de darse cuenta que estaba frente a una persona inteligente pero que iba un poco mas allá de lo que pudiera esperarse en una llamada de este tipo.
    Cordiales saludos,
    Paola

  • Leave a Reply

    quince − quince =