Equilibrio Interno = factor de carrera!

Businessman in lotus position

Me parece interesante compartir la nota que, firmada por Andrea Perez, publicó iECO el 3/11/2013, ya que – aunque no se haga “explicito” – esto se logra vía “Coaching de Carrera”. Allí decían:

Las presiones para ser exitoso producen desequilibrio y desgaste emocional. Es necesario pensar cómo recuperar la calma perdida.

La actualidad impone ritmos cada vez más rápidos. Las organizaciones requieren ejecutivos que reaccionen a la misma velocidad, con mayor creatividad, capacidad de resiliencia y propuestas de innovación. Estamos sumidos en una sociedad que exige estar al día. La gran cantidad de información que manejamos, los cambios tecnológicos, las redes sociales, la competitividad, el complejo mundo de actividades que nos rodea, todo nos convoca a la acción.

En medio del movimiento exterior, hay un fuerte llamado interno a responder a estas demandas sociales para alcanzar el éxito, el reconocimiento y el lugar de privilegio que la sociedad reconoce como el estatus a obtener.

EXIGENCIAS Y COSTOS

Los profesionales reciben cada vez más exigencias para ser exitosos, competitivos y demostrar flexibilidad frente a los cambios de rumbo que parecen ser necesarios para mantenerse en la cresta de la ola.

Sin embargo todo tienen un costo: la hiperactividad y la falta de equilibrio interno producen estrés, desgaste y desequilibrio emocional. Los períodos de descanso no son suficientes, ya que el movimiento es permanente.

Vivimos cuestionando lo que hicimos ayer y planificando la semana próxima. Nos olvidamos de que somos humanos y que tanto las organizaciones como nosotros, las personas, tenemos ciclos que debemos respetar y honrar. Pareciera que no hay realmente tiempo de parar, ni de reflexionar.

ACCION, NO REACCION

Lo que no sabemos es que el máximo rendimiento requiere desaceleración mental. Accionar, no reaccionar.

Esto sólo se logra incorporando conocimientos sobre el mundo interior para alcanzar el equilibrio justo y, aunque no se crea, dejando de pensar; por lo menos de la forma en la que estamos acostumbrados a hacerlo.

Esto quiere decir: menos preocupaciones, menos juicios, menos expectativas, menos cálculo, menos nervios, menos distracciones, menos quejas, menos enfrentamientos.

Sólo la mente calma puede dar una respuesta asertiva a cualquier situación que se presente. Recuperar el equilibrio requiere un cambio de hábitos y hasta de paradigma; y sobre todo, volver a encontrarse a uno mismo.

DESARROLLO GERENCIAL

Acá surge la pregunta: ¿esto cómo se hace? Los programas de desarrollo gerencial proveen ese espacio de reflexión sobre los temas en los que nunca se piensa.

Estos programas aportan mayor conciencia y apertura para establecer una mejor relación con uno mismo. Así, cambia el modo en que las personas se relacionan con el entorno, las situaciones y los otros que los rodean.

Esto significa trabajar sobre uno mismo, aprovechar lo aprendido, hacer auto diagnósticos y reflexionar.

Hasta aquí hemos citado a iECO.

Podemos agregar que:

# Si bien es un tema poco mencionado, el “equilibrio interno” es una clave de éxito para la vida profesional.

# Suelen existir “situaciones” internas y políticas en nuestra tarea gerencial diaria, en las que el apoyo de Coaching Laboral, ayuda mucho!

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

diez − 1 =