Escuchando conversaciones ajenas…

Cafe

He tenido la suerte de estar de viaje por unos días. Eso permite conocer gente de todo tipo y diferentes culturas, aunque siempre hay una serie de “problemáticas constantes” en cualquier lugar del planeta. Por ejemplo: la búsqueda de un nuevo empleo, y sus diversas etapas.
Una tarde, en un café, en la mesa de al lado mío había una pareja, que conversaba. Evidentemente “ella” tenía que asistir a una entrevista y temía no saber mostrar sus fortalezas. “EL”, que parecía ser de profesión vendedor, le daba consejos… No pude evitar quedar prendada de esa charla. Y…tome nota de algunos de esos consejos, en los que el vendedor le explicaba a su amiga, que lo que ella enfrentaría NO era diferente a lo que el hacia diariamente.
En síntesis, le explicaba que en la entrevista laboral, uno debe venderse como si fuera un producto.

Es verdad que, proceso de entrevistarse para obtener un empleo es de muchas maneras comparable al de un vendedor que lleva a cabo una venta. Si usted fuera vendedor y tuviera que venderle un producto a un cliente, realizaría algún tipo de investigación acerca de cómo convencer a los clientes de que su producto es el mejor que existe en el mercado para cubrir sus necesidades.

Si considera esta perspectiva y la aplica al proceso de entrevista laboral descubrirá que constituye una poderosa herramienta aplicable a su preparación para esas reuniones y conseguir su empleo!
¿Qué tiene usted para ofrecerle (como producto) al cliente (el empleador)? ¿Qué tiene usted para satisfacer sus necesidades (los requerimientos del empleo)? ¿Qué puede aportar que sea exclusivo o agregue valor para la posición / la empresa (que lo haga destacar entre los demás postulantes)?

Empecemos por “qué tiene usted para ofrecer”. Piense en maneras de presentar sus cualidades clave a lo largo de la entrevista. Un ejemplo de esta técnica: cuando se entreviste para un puesto que requiera “fuertes habilidades organizativas”, lo ideal es que le haga saber al entrevistador que usted no solo es organizado sino que cuenta también con habilidades de organización que han marcado una diferencia significativa en su desempeño. Si tiene la posibilidad de brindar un ejemplo de un determinado acontecimiento que haya organizado y la manera en que sus habilidades organizativas marcaron una diferencia en un empleo anterior, hará una venta mucho más sustancial. Cualquiera puede decir que cuenta con “fuertes habilidades organizativas”, pero no todo el mundo es capaz de ofrecer ejemplos específicos de cierta vez en la que hayan aplicado con éxito dichas habilidades. Lo que quiero decir es: NO les “mencione” sus habilidades, sino coménteles ejemplos exitosos en las que las haya aplicado!; Véndales, con una demostración de un pasado éxito o experiencia.

A continuación, póngase a pensar cuáles son las necesidades del empleador y cómo puede satisfacerlas a través del producto que usted vende. Para eso tendrá que analizar a fondo la descripción de tareas o el anuncio de empleo. Léalos buscando estudiar bien el contenido. Luego léalos de nuevo para encontrar términos específicos en los que se haga hincapié. Habrá palabras específicas utilizadas según cada empleo o rubro empresarial al que desee presentarse. Haga un listado de estas palabras para utilizarlas como “factores clave” requeridos. Ahora vuelva al ofrecimiento de empleo y léalo una vez más. Esta vez, lea “entre líneas”. ¿Qué se requeriría para desempeñar esa tarea? Si, por ejemplo, hay una declaración como esta: “La posición requerirá frecuente colaboración e interacción en todos los niveles de personal y gestión”, sería lógico pensar que para esta tarea se han de requerir “fuertes habilidades interpersonales” y de “comunicación”. Al confeccionar un listado de “requerimientos clave”, estará en condiciones de asimilarlos y equipararlos con aquello en lo que usted se destaca.

El último factor que debe preparar para su venta consiste en hacerle saber al empleador que usted tiene la capacidad de “encajar” y desenvolverse bien “en equipo”. El entrevistador no solo estará buscando averiguar si usted está en condiciones de desempeñar la tarea, sino que también querrá saber si va a ser valiosa su incorporación a las filas de la empresa. Cuando prepare su speech de venta no deje de lado sus características personales. Identifique habilidades que lo diferencien del resto, como “habilidades interpersonales”, “actitud” y “disposición a hacer lo que sea necesario para realizar la tarea”. Estas habilidades podrían marcar la diferencia entre usted y otro candidato igualmente calificado a la hora de recibir la oferta.

Cuando se tome el tiempo para prepararse para la venta del producto –USTED–tendrá más posibilidades de convencer al cliente o comprador de que usted es justo lo que están buscando. Para cuando finalice la entrevista, el entrevistador estará perfectamente al tanto de lo que tiene para ofrecer y por qué deberían contratarlo: por qué es usted la persona más adecuada para satisfacer sus necesidades laborales.

Como ven (confieso que he adaptado un poco el contenido) valió la pena quedarme en el café, escuchando la conversación ajena, verdad?

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply
    Gonzalo Tapia
    17 marzo, 2014 at 2:48 pm

    MUY bien expuesto un tema esencial! Las entrevistas….
    Gracias por hacerlo!

  • Reply
    Andrea
    7 noviembre, 2013 at 9:08 am

    Muchas Gracias por su envio, muy interesante y una grata sensación su querer dar más.

  • Reply
    Beatriz
    16 octubre, 2013 at 8:11 pm

    Es verdad!! cada vez que me tocó buscar trabajo, en mis entrevistas, me fui dando cuenta que tenía que venderme yo “útil” para la empresa.
    En una de las diferentes entrevistas con las psicólogas que me enviaban, una de ellas me dijo: no tendrás problemas en este trabajo, te sabes vender muy bien.! Creo que la actitud y confianza en uno mismo es lo que importa, el tema es que cuando uno NECESITA el trabajo la autoestimada está un tanto decaída y juega en contra. Muy buen artículo.
    Saludos y te sigo siempre

  • Elena
    Reply
    Elena
    16 octubre, 2013 at 7:15 pm

    Cristina,no esta mal oir conversaciones ajenas “al paso”….creo firmemente que la figura de el saber venderse…es realmente algo tan antiguo como el trueque….tengo algo para darle a cambio de…..tal y tal…..
    Tal vez ese sea el unico secreto…como usted dice,saber venderse ! Muy buenas sus lineas…

  • Leave a Reply

    dos × cinco =