La experiencia de Raúl en una entrevista.

Businesspeople Shaking Hands

Mi cliente Raúl me pidió le sintetice los puntos clave a recordar antes de su entrevista. Le dije:

  • Concéntrese en el momento presente.
  • Confíe en usted mismo.
  • Establezca una conexión con el entrevistador.
  • Agradezca la entrevista.

Usted tal vez ya haya escuchado consejos similares. Pero a lo mejor, como mi cliente Raúl, no ha llegado a explorar qué significa ponerlos en práctica una vez que el encargado de RR.HH. lo está entrevistando para el empleo que busca. Raúl se tomó el tiempo para repasar con un amigo este consejo “secreto” y luego memorizar los puntos antes de presentarse ante el entrevistador y responder preguntas acerca de la vacante de gerente de una sucursal de servicios médicos. Tenía amplios conocimientos acerca de la actividad ya que se había desempeñado como ejecutivo de ventas de ese tipo de servicios, pero ahora quería llegar a gerente. “Sabía que la oferta laboral iba a depender de mi capacidad para poner en práctica estos secretos” dijo Raúl.

Consejo Nº 1: concéntrese en el momento presente

La mayoría de las personas se pasan la vida lamentando decisiones que tomaron en el pasado o temiendo lo que podrían llegar a hacer mal en el futuro. Pero si uno eligiera vivir el presente y concentrarse sólo en ese momento que está viviendo –el ahora mismo–, la vida sería más amena y menos estresante. De manera que, cuando le toque entrar a la entrevista, hágalo con paso firme, sonría ampliamente, dé la mano con firmeza y mantenga la mente y el corazón expectantes.

Consejo Nº 2: confíe en usted mismo

Habrá oído decir que la primera impresión es también la última, porque las personas se forman una opinión acerca de otras a pocos segundos de conocerlas. ¡Y para cambiar de idea se necesita prácticamente un decreto-ley! Por lo tanto, vale la pena tomarse el trabajo de expresar de movida el yo verdadero y no uno falso, (ese yo que lleva una máscara con la esperanza de causar una impresión favorable en el empleador). No es fácil engañar a la gente de Recursos Humanos que está a cargo de las entrevistas. Buscan hombres y mujeres auténticos que sean honestos acerca de sí mismos y sus trayectorias. ¡Confíe en que usted es la misma persona maravillosa dentro de la sala de entrevistas que fuera de ella!

Consejo Nº 3: establezca una conexión con el entrevistador

Nuestros ojos suelen decir más que nuestras palabras. De manera que, cuando esté en una entrevista, mire al empleador a los ojos. Conéctese. Y, cuando le llegue el turno de hablar, mantenga la mirada y evite hacer gestos que distraigan, como jugar con la rotación de su silla o acomodarse todo el tiempo la corbata.

Consejo Nº 4: agradezca la entrevista

Dé las gracias con sinceridad al cierre de la entrevista. Y luego escriba una nota personal de agradecimiento. La gratitud es un bien muy preciado en el mundo empresarial. Tenga esto presente en todo momento y sea siempre una persona que sabe expresar su apreciación cada vez que tiene la oportunidad.

En fin… ningún “secreto”.
Solo se trata de enfrentar la entrevista como “una reunión de negocios”. Ud. intenta vender sus servicios para solucionarle el problema al entrevistador.
Es Ud. capaz de manejarse así?

You Might Also Like

4 Comments

  • Gonzalo Tapia
    Reply
    Gonzalo Tapia
    14 mayo, 2014 at 9:48 am

    Que bueno que Ud siga ampliando este tema. No solo para quienes buscan trabajo, sino que para todos, las tecnicas de entrevistas son importantes…

  • Reply
    Oscar H. Canorio
    7 mayo, 2014 at 10:20 pm

    Es muy difícil vender un servicio cuando el concepto de que somos un producto, quizá, no está muy entendido. En general, se dice que, quienes buscamos un empleo, somos “recursos humanos” con lo cual el énfasis de quienes buscamos empleo no está en el entender que somos un producto sino en un recurso, un insumo que será utilizando en una organización suponiendo que alguien, excepto uno, dará a ese recurso un uso adecuado. En esa línea el determinar el “para qué sirve” el recurso pasa por un tercero. Al entender que somos un producto el determinar el “para qué sirve” pasa por uno mismo. Me parece que no es un tema menor pues estoy seguro que si a muchos se le pregunta qué somos, muy pocos responderán adecuadamente, no?

    • Reply
      Carlos Feito
      8 mayo, 2014 at 5:19 pm

      Desde el momento en que en el diálogo aparece la frase “remuneracion pretendida” ya pertenecemos a la categoria de artículo. Se supone que una empresa tiene contemplado en su presupuesto el monto destinado para el puesto a cubrir, que concida o nó con lo que uno piensa será motivo de negociación en la última etapa, pero lo lógico para no sentirse un “producto”, es que el entrevistado sepa primero cuanto valora dicha empresa la vacante.

  • Reply
    Pablo
    7 mayo, 2014 at 10:22 am

    Un punto ajeno a la entrevista en sí pero que afecta el estado de ánimo durante la misma es asegurarse de encontrar la forma de asistir a la entrevista sin presiones de tiempo. Muchas veces cuando se trata de puestos no gerenciales, donde uno tiene un jefe directo supervisando su trabajo constantemente, uno “se escapa” del trabajo con alguno excusa usualmente poco convinvente para asistir a la entrevista. Estar con el tiempo contado es un factor adicional al stress natural del momento.

    Si bien los reclutadores obviamente tienen sus horarios de trabajo, creo que ayudarían mucho si fueran algo más flexibles, por ej., comenzando a las 8 a.m. o aceptando más entrevistas en horarios de mediodía.

  • Leave a Reply

    diecinueve − uno =