La “pálida” del desempleo

 

No hay nada que lo evite: el desempleo es un torrente de emociones y altibajos impredecibles. Aunque uno cuente con ahorros a granel, buenas perspectivas laborales y un buen paquete de indemnización, son pocos los que logran escaparle a “la depre” del desempleo. Si bien no está en sus manos modificar la naturaleza impredecible de este inestable trayecto, hay pasos que usted puede seguir para manejar mejor sus reacciones ante las mesetas y montañas que inevitablemente va a atravesar. He aquí  sugerencias para ayudarlo a dominar la ansiedad del desempleo y retomar su normal vida laboral lo más rápido posible!

1- Llame al enemigo por su nombre y domínelo: en lugar de dar vueltas con una sensación de ansiedad vaga pero constante, trate de dilucidar cuáles son las cosas específicas que más lo preocupan. Al enfrentar lo que de hecho más teme (léase inestabilidad financiera, inquietudes respecto de que nunca va a volver a encontrar un puesto comparable, etc.), verá qué tan razonables son sus miedos y así empezará a elaborar un plan para enfocar esos temas. Con el apoyo de especialistas (coachers de carrera) lo hará en forma rápida.

2 – Huya de las personas negativas: la gente pesimista y tóxica lo único que hará es reafirmar y reforzar sus peores temores. Júntese con amistades y colegas que piensen más en usted que usted mismo: sus sugerencias lo inspirarán, habilitarán y animarán para seguir adelante ante los contratiempos. Sin embargo, hay veces en que los más bienintencionados no saben qué decir y terminan diciendo algo equivocado. Quienes estamos entrenados para dar esa contención, reemplazamos consejos vagos por instrucciones prácticas.

Depressed Businessman

 3 –Concéntrese en lo positivo: si bien usted no puede cambiar los acontecimientos, sí puede cambiar su forma de reaccionar ante ellos. En vez de concentrarse en los puntos negativos de su situación, tenga en cuenta el lado positivo del desempleo. Ya se trate de la oportunidad de pasar más tiempo con sus hijos, la posibilidad de explorar nuevos rumbos para su carrera laboral o simplemente poder dormir hasta más tarde de las 6 de la mañana, no hay duda de que siempre hay algo positivo para reconocer durante esta difícil transición.

4 – Manténgase ocupado: no hay nada más deprimente que mirar una agenda vacía.Programe sus actividades de búsqueda laboral (por ejemplo: de 10 a 12 de la mañana, hacer llamadas a posibles empleadores; de 2 a 4 de la tarde, trabajar en la revisión del C.V., etc.) como si fueran compromisos profesionales normales. Si tiene espacios de tiempo vacante, lea libros o artículos sobre la nueva forma de buscar trabajo. Si optó por tener “ayuda” profesional, es parte del día seguir los consejos de su coach.

5 – Nunca se compare con otras personas: el impacto de la pérdida del empleo varía según quién la experimente. Lo más probable es que un chico soltero de 25 años que todavía vive en casa de los padres y está pensando en hacer un doctorado reaccione ante la pérdida de manera diametralmente opuesta a la de una madre viuda de 40 años a la que despiden del único empleo que tuvo jamás. Y también es cierto que dos personas que atraviesan situaciones similares pueden tener reacciones diametralmente opuestas ante una pérdida en común. Cada individuo es único y reacciona a través de una amplia gama de emociones y conductas; no hay una sola manera correcta de manejar esta transición.

6 – Sea sincero en cuanto a sus emociones: admitir su enojo, su temor y sus frustraciones ante un coacher de carrera constituye el primer paso para manejar sus emociones en vez de dejar que ellas lo controlen a usted.

7 – Reconozca que la suerte desempeña su papel en este proceso: si bien es difícil no preguntarse por qué su amigo consiguió empleo enseguida mientras usted sigue buscando, la respuesta es que la búsqueda de cada persona tiene su propio ritmo. La suerte, la oportunidad, los tiempos y coyunturas del mercado y cientos de otros factores inciden para conspirar de manera misteriosa. Recuerde la consigna: “Dios, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas cosas que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia”.

Por último, si su tristeza es demasiado profunda y no parece mejorar, trate de buscar ayuda psicológica profesional. El costo de ignorar la depresión puede llegar a ser mayor que el de seguir un tratamiento. Averigüe qué servicios profesionales ofrece su prepaga o su obra social y consiga contención tanto para usted como para aquellos familiares que se vean afectados por su falta de empleo.

Los programas de “Coaching de Carrera”, que Ud. puede ver si visita: www.cristinamejias.com/ área “Servicios a Personas”, ayudan a superar esta “pálida” y convertir las energías en acciones proactivas para retomar su normal vida laboral.

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply
    Valeria
    22 enero, 2014 at 5:15 pm

    me gustaron sus consejos, en especial mantenerse ocupado y positivo, porque lo bueno llama a lo muy bueno, y se trata de potenciar, de no perder la atención ante las posibilidades que se presentan!!

  • Reply
    DR. HECTOR JATZKEVICH
    18 enero, 2014 at 4:06 pm

    ME PARECEN REALMENTE ACERTADÍSIMAS TUS APRECIACIONES Y TIENE MUCHO QUE VER OBVIAMENTE CON EL TRABAJO DE SABER CONTROLAR LA MENTE.-
    DR. HÉCTOR JATZKEVICH
    ESPECIALISTA EN LA VOZ Y LA PALABRA
    ANCHORENA 1751 3º B
    4822-2239 Y 4825-6602

  • Reply
    GONZALO VEGA
    16 enero, 2014 at 6:15 pm

    Gracias por compartir estas sugerencias, son un gran aporte para superar la difícil situación de Desempleo. Me parecen muy interesantes los consejos dados, tomé nota de ellos y los pondré en práctica.
    Saludos.

  • Reply
    Lorena
    16 enero, 2014 at 11:33 am

    Me parecen muy acertadas y positivas sus recomendaciones. Yo me encuentro dentro de una búsqueda desde hace seis meses, tuve entrevistas y luego nunca tuve respuesta alguna.
    Y la verdad tengo una duda que quizá ud. me la pueda evacuar
    Cuanto pesa en una entrevista laboral el estado físico de una persona? Acaso no miden la capacidad y aptitudes de la persona, solo ven lo físico y eso es un filtro?
    Gracias

  • Reply
    bernardo castro
    13 diciembre, 2013 at 12:40 pm

    Tema muy importante sobretodo si pasamos los 60 años. Las redes de contacto cumplen un apoyo, pero a veces no calzan con nuestros intereses o la demanda del mercado ahora esta focalizada a los talentos jóvenes. Cuesta aceptarlo pero así es la vida. En mi caso , en el mes de Mayo cerré una actividad muy interesante como Jefe de Operaciones que me tomaba incluso hasta los Domingos cubriendo mi ego de sentirme útil..pero recién en Setiembre pude conseguir una horas de cátedra que si bien la remuneración no es apreciable, cubre mis necesidades mínimas y ahora estoy por conseguir otra cátedra en un curso que me obligara a revisar temas antiguos pero hoy muy actualizados..Lo veo como un reto pero como una posibilidad de aportar a la juventud con mis modestos conocimientos acumulados.
    Conclusión, siempre hay algo que podemos aportar en esta etapa final laboral… Un examen interno y dar de si
    Un saludo y no caigamos de ánimo…siempre hay un mañana para los mayores aparte del amor de nuestras familias

    Desde Lima Perú, Bernardo Castro

  • Reply
    Jorge Lomonosoff
    12 diciembre, 2013 at 1:03 pm

    Me parecieron muy acertadas sus recomendaciones, yo estoy en peor situación y tengo 64 años, y estoy buscando algo completamente alejado de mi especialidad, que me pueda dar un sustento económico, no es fácil pero no he de bajar los brazos.

  • Reply
    Roberto Worner
    11 diciembre, 2013 at 2:05 pm

    Del portal Soy Mi Marca van algunas sugerencias:

    Tengo 51 años. Llevo algunos meses desarrollando un proceso de búsqueda sin éxito ¿Puede hacerme algunas recomendaciones concretas sobre como mejorar mi estrategia con objeto de que pueda acceder a un nuevo empleo?

    Entiendo que ya te has percatado que como profesional “senior” no puedes plantearte tu búsqueda como si tuvieras 35 años. Los profesionales como tú y yo debemos utilizar otros medios para la gestión de nuestra carrera y dirigirnos a otras dianas. Con la madurez profesional se reducen las posibilidades de utilizar métodos pasivos para la búsqueda y probablemente el éxito se fundamentará en las relaciones que has podido desarrollar a lo largo de tu trayectoria como profesional y/o directivo las pymes y el autoempleo. Salvo alguna excepción que en todo caso no hará más que confirmar la norma, centrar únicamente la acción de búsqueda en el sector de los “Head Hunters” después de los 50, y más en este momento está probablemente abocado al más rotundo de los fracasos.

    El hecho de que lleves algunos meses en situación de búsqueda me preocupa en la medida de has podido quemar tus contactos… sin embargo. Paralelamente creo que no debes descartar la alternativa del autoempleo. Buscar un nicho de mercado, crear una sociedad, diseñar una estrategia y ejercer funciones operativas, en solitario o junto con otros socios. Es una opción que no debes descartar y más si ya llevas algún tiempo en búsqueda.

    Mientras tanto toma nota de las siguientes consideraciones:

    1. Aún en los 50 o 60 debes de tomar en consideración que sigues siendo el único responsable y protagonista de la situación. Si has tenido éxito, has manejado bien tu red de contactos y ahora te acompaña un poco la suerte estoy convencido de que, con una cierta flexibilidad sobre tus expectativas, te será posible seguir desarrollando con éxito tu carrera profesional. No existe otra respuesta distinta de sí a la pregunta: ¿Es posible desarrollar la carrera profesional después de los 50?.

    2. Es importante mantener la motivación y el interés y no bajar la guardia. Existen muchas pymes y organizaciones de todo tipo interesadas en aprovechar a alguien de tu experiencia, conocimiento y contactos. La pregunta es: ¿Estoy dispuesto a ser algo más flexible en mis expectativas?.

    3. Ahora es el momento en el que es posible cambiar de sector, de tipo de empresa, inclusive de puesto. Esto no va a ser ahora un problema. Puedes inclusive buscar entornos que hubieran sido inválidos en etapas anteriores. Siente que estás o puedes aportar valor a tu nuevo entorno. ¿Estoy realmente disfrutando con lo que hago?. ¿Me siento útil aunque el status no pueda ser el mismo que en otras etapas de mi carrera?.

    4. Analiza donde puedes aportar valor. Aunque esta actitud es básica en todos los momentos del desarrollo profesional a partir de los 50 es un elemento básico. Recuerda que no debes buscar a alguien que resuelva tu problema profesional sino entornos donde tú puedes aportar valor. ¿Dónde está un entorno, sector o empresa a la que puedo aportar valor?.

    5. Recuerda que salvo que tengas tu vida resuelta vas a tener que seguir “trabajando” probablemente hasta los 70 años. Conozco a mucha gente de esta edad que esta perfectamente y que siguen en una situación plena de actividad, lo que no significa con el “stress” de cuando tenían 40 años. Existen muchas actividades en las que poder aportar valor y que son capaces inclusive de generar ingresos interesantes. Piensa que estar ocupado es el mejor masaje para el cerebro. ¿Cuáles son mis necesidades? ¿Qué puedo aportar y cómo puedo aportarlo?.

    Hoy los tiempos han cambiado y a partir de los 50 debes redefinir lo que a uno realmente le gustaría seguir haciendo siempre con una visión puesta en tus capacidades y las oportunidades que puede ofrecer el mercado. Por tanto mi conclusión es: evidentemente que es posible seguir desarrollando una carrera profesional a partir de los 50 años. Para ello recuerda que será necesario disponer de flexibilidad en todos los ámbitos empezando por los del estatus social y económico.

  • Leave a Reply

    Diez − seis =