Me siento “desmotivada”

¿Por qué se preocupa tanto la gente por la motivación? La motivación es algo que se tiene o no se tiene! Si no estás motivado, ¿por qué preocuparse? Si no estás motivado es porque note importa lo suficiente para actuar! Si no estás motivado para actuar, ¿por qué preocuparse? Es preferible aceptar tu realidad y seguir así, en vez de angustiarse. Una vez mi abuela me dijo:

Si no estás feliz con tu vida pero no estás dispuesta a hacer nada para modificarla, es probable que no seas tan infeliz como crees que sos!

Encuentra una razón de suficiente peso para hacer algo, y descubrirás que es lo más natural del mundo hacerlo. Las personas dejan que sus resultados determinen su proyecto en lugar de dejar que su proyecto determine sus resultados. Para que las personas realicen un cambio en sus vidas su insatisfacción (o su interés) tiene que ser superior a su resistencia al cambio, a su inercia. Desear es proyectar, y puede ser un impulsor fuerte para cumplir tus sueños si cumples estos requisitos:

1. Tienes que estar dispuesto a “pagar el precio” por lo que deseas

2. Tienes que estar dispuesto a persistir

3. Asegurarte de que lo que proyectas es razonablemente “posible”

Mis clientes preguntan: Tengo que hacer cambios en mi vida laboral, pero no es fácil. ¿Cómo puedo motivarme a cambiar?

Más que de “motivarse” se trata de organizar las condiciones para que se dé el cambio. Para introducir cambios en tu vida, cambia tus hábitos. Haces lo que haces porque estás acostumbrado. Acostúmbrate a hacer otra cosa para cambiar lo que haces.  Hacemos lo que hacemos porque es placentero. En lugar de solo hacer lo que te gusta bien, empieza a hacer lo que está bien!

Aún cuando están en procesos de coaching preguntan: ¿Cómo puedo auto motivarme para realizar un seguimiento de mis proyectos?

La entropía se aplica a nuestros pensamientos y acciones. Dedicamos 5 años a aprender francés y cinco años más tarde lo hemos casi olvidado. Un hombre deja su fortuna a los herederos y en una generación estos se convierten en mendigos. Abordamos un proyecto con ilusión y motivación, y antes de que nos percatemos ya estamos ocupados en otra cosa.

Lo contrario de la entropía es la concentración.

También dicen: En cuanto formulo un proyecto laboral, pronto lo olvido.

¿Cómo puedo mantenerme centrado en mi proyecto de cambio de carrera?

Mi consejo: Hacé tu proyecto “visible” comentalo con tus amigos, etc… Justamente un programa de Coaching te casi obliga a no olvidarlo.

Preguntan: ¿Acaso los objetivos no le quitan espontaneidad a la vida?

Un objetivo bien elaborado no te vacía, más bien te duplica las emociones! Te inspira. Te da una razón para saltar de la cama por la mañana. Lejos de quitar espontaneidad, un proyecto bien elaborado proporciona el trasfondo de finalidad sobre el que la espontaneidad se puede apreciar y gozar mejor.

Hay etapas del proceso en que me dicen: ¿Qué puedo hacer con mi proyecto cuando me siento desalentado?

Mi respuesta: Si no crees que puedes hacer realidad tu deseo, dejá lo que estás haciendo y pensá en otro. Trabaja en un proyecto en el que creas de verdad.

La otra manera de abordar el desaliento es reconocerlo por lo que es: un estado de ánimo que pasará.

El tema más frecuente: Sigo buscando pero parece que jamás consigo llegar a ninguna parte. ¿Cómo puedo alejarme de este punto muerto y salir adelante?

Mi explicación: Hay dos tipos de deseos: el progresivo y el regresivo.

El deseo progresivo siempre se mueve hacia delante. Con cada paso que das te acercas más a la consecución de tu deseo. Cualquier cosa que logres en un determinado momento estará presente al día siguiente.

El deseo regresivo puede avanzar un paso hoy y si no tienes cuidado retroceder dos mañana. Los regímenes dietéticos, ahorrar y las relaciones personales, son buenos ejemplos. Para este deseo hay que adaptar la ley de Ellis:

Con el tiempo hasta los esfuerzos normales y corrientes- si son sistemáticos- producirán extraordinarios resultados.

La manera más eficaz que conozco de tratar un impulso regresivo es lidiar con él día a día. No te preocupes de mañana ni de la próxima semana. Limítate a usar el día para un mínimo acercamiento a tu proyecto

Otra ayuda sería decirte a vos mismo que tendrás que empezar todo desde el comienzo o muy atrás cada vez que “caigas del tren”. La idea es inventar una sanción tan importante por caerte del tren, que decidirás no caer. Los alcohólicos nos dirán con precisión cuantos días llevan sin beber. Cada día que pasa tienen más que perder, de modo que cada día tienen una razón más para tener éxito.

La idea consiste en tener la inercia a nuestro favor.

En fin, estas son anécdotas de personas reales en procesos de cambio de carrera. Seguramente a alguno de mis lectores le pasa algo similar.

Y, es imprescindible contar con el apoyo de un “coach” que te “de manija” cuando queres bajar los brazos!

Gracias por tus comentarios.

Te espero en Facebook: Carrera y Vida Laboral

O vía Twitter: @carreralaboral

Hasta el próximo!

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply
    María Eugenia Saliva
    4 abril, 2016 at 5:14 pm

    Excelente artículo, muy claro y directo a los puntos que nos frenan el desarrollo profesional.

  • Reply
    maria nieves solsona
    4 abril, 2016 at 7:36 am

    Muy pero muy buen comentario! Digno de un coach.

  • Reply
    Mary
    2 abril, 2016 at 12:21 am

    Un resumen perfecto claro conciso y dinamico. Gracias por compartir!!!

  • Leave a Reply

    8 + diecinueve =