Mis experiencias entrevistando (Parte II)

Businessman with black eye making fist

¿Cómo evitar ponerse a la defensiva y así no boicotear los resultados?

En primer lugar, es indispensable prepararse. Por eso, en este siglo, se usa coaching de carrera.

Sepa lo que desea obtener de un empleo, y defínalo analizando a fondo su historial laboral. Considere qué es lo que lo motiva, en qué tipo de ámbito de trabajo se destaca mejor, sea consciente del tipo de cultura o mentalidad corporativa que necesita para sentirse más cómodo. Esa información habrá de proporcionarle los basamentos necesarios como para formular las preguntas que le indiquen si esa empresa es o no lo que usted busca.

A veces, uno se pone a la defensiva ante la más mínima provocación o alteración con respecto a lo anticipado. Aprenda a manejar con gracia los momentos de incomodidad; esté preparado y no se deje sorprender. Mantenga la calma y el humor para no dejarse arrastrar y caer en lo irreparable. He aquí dos ejemplos de instancias que pueden evitarse al practicar las preguntas y respuestas más típicas de las entrevistas, al definir la manera en que usted puede beneficiar a la empresa que le contrate y al recordar que la decisión también está en sus propias manos.

Escena 1: El entrevistador le dice que usted está sobrecalificado. Parecería ser que va a dar por terminada la entrevista.
Reacción normal: tratar de convencer al entrevistador de lo contrario.
Haga esto en cambio: pregúntele los motivos por los que piensa de esa manera.
¿Por qué?: porque entonces estará en condiciones de encarar el motivo específico por el cual el entrevistador hizo esa suposición. Tal vez usted no desarrolló algún párrafo mencionado en su CV o no explicó alguna experiencia con la que cuenta. A lo mejor la otra persona se formó una opinión apresurada a partir de algo que usted dijo sin pensar. Por otra parte, está la posibilidad de que él tenga razón. Y, si es así, reconózcalo y dé por finalizada la entrevista usted… a menos que de hecho esté buscando algo que esté por debajo de su nivel de experiencia y conocimientos.

Escena 2: Usted percibe que algo anda mal, algo que al entrevistador le hizo ruido. Suposición: dijo o hizo alguna cosa que le jugó en contra.
Reacción normal: esforzarse por superar el mal paso.
Lo ideal sería decir algo así: “Me parece que dije algo que a usted no le pareció del todo bien. ¿Le molestaría decirme qué fue, para que yo pueda aclararlo o evacuar cualquier duda que haya surgido?”
¿Por qué?: porque saca a la luz la cuestión, y así usted tiene la oportunidad de aclararla, de enfocarla, de estar de acuerdo, de darse cuenta, de lo que sea. No le queda la duda en la cabeza y, por lo tanto, no boicotea –por muy poco que sea– el resto de la entrevista poniéndose a la defensiva.

Una vez más, si es así, volvemos al tema de por qué debería tener en claro qué es lo que está buscando.

Una clienta mía, exitosa gerente de un banco comercial de primer nivel, había sido despedida de su anterior empleo. Le resultaba difícil hablar del tema en las entrevistas. Había entidades bancarias de segundo o tercer orden que estaban dispuestas a contratarla, pero no así las de más alto nivel. Le di la fórmula exacta para responder esa pregunta, y le dije que la practique hasta poder enunciarla en forma espontánea, con naturalidad y sin drama.

Y así lo hizo. En la próxima entrevista, en vez de fruncir el ceño o quedarse callada, ante la pregunta movió su cabeza en señal de afirmación, y sonrió con confianza y comprensión al responder. Quedó contratada por un banco internacional.

Muchos de ustedes se detendrán a preguntarse: “¿me pongo a la defensiva en las entrevistas?” Y algunos dirán: “no, no tengo ese problema”. Y tal vez no lo tengan. Pero muchos que creen que no lo tienen, de hecho lo tienen. Llegan a la entrevista hinchados de orgullo, con los hombros erguidos, una sonrisa confiada en el rostro, queriendo dar la mejor impresión, pero están a la defensiva y lo más seguro es que ni siquiera se den cuenta.

Preste atención a lo que siente. Trate de tomar conciencia. Observe los cambios de energía durante la conversación. Si cree que estoy exagerando y que usted está por encima de estas actitudes, motivo de más para seguir mi sugerencia.

Gracias por su tiempo de lectura.
Compartir con mis lectores los conceptos sobre los que diariamente trabajo como Consultora de Carrera, me duplica el placer.
Se agradecerán comentarios, opiniones, etc.

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply
    Alejandra Gonzalez
    14 abril, 2014 at 5:19 pm

    Es muy interesante para nosotros , los buscadores de empleo, que nos señalen, cuáles son generalmente la actitud que tenemos en las entrevistas.
    Es un aporte muy valioso para quien desea mejorar las técnicas en la entrevista laboral.
    Muchas Gracias Cristina !
    Alejandra Gonzalez
    Estudiante de Ingeniería Textil con Orientación en Diseño en la UTN

  • Reply
    José Jesús Canelo Pérez
    29 enero, 2014 at 9:46 am

    En mi opinión, el entrevistador es el punto de encuentro entre el candidato y la cultura organizativa de la empresa. La labor del técnico de selección es seleccionar a la persona más acorde, tanto a los requisitos del puesto, como al “know how” de la empresa, con el fin de lograr una incorporación coherente que aporte buenos resultados a corto plazo. En mi experiencia como técnico de selección, siempre he preferido buscar un término medio entre cualificación y capacidad de adaptación, ya que considero que son éstos los perfiles más moldeables y funcionales en un puesto de trabajo, y en definitiva en una cultura organizacional concreta.
    By José Jesús Canelo Pérez

  • Reply
    Susana Steyerer
    28 enero, 2014 at 9:28 am

    Muy buena nota!
    Sin dudas prepararse para una entrevista laboral también incluye una autoevaluación de cómo estamos emocionalmente y qué es posible que sin darnos cuenta estemos transmitiendo al selector. Para pensarse y ensayar!
    Gracias

  • Reply
    Victorio
    27 enero, 2014 at 1:44 pm

    Realmente interesante Cristina, veo en la segunda parte del articulo el enfoque de la parte emocional y actitud que puede tener un candidato, así como también la propuesta para manejar situaciones que se presentan ante cualquier situación durante la misma entrevista… Muchas gracias..!!!

  • Reply
    ENRIQUE CONTRERAS
    26 enero, 2014 at 11:17 pm

    EXCELENTE ARTICULO, SIRVE DE MUCHO TENER EN CUENTA SUS CONSEJOS, DESPUÉS DE UN AUTO ANÁLISIS CONCUERDO CON UD. EN QUE MUCHOS COMETEMOS EL ERROR DE IR A LA DEFENSIVA A UNA ENTREVISTA Y SOBRETODO, QUE UNO TRATA DE CONVENCERSE ASÍ MISMO, QUE ESO NO ES ASÍ.
    MUY BUENOS TIPS. AHORA COMPRENDO LA IMPORTANCIA DEL COACHING DE CARRERA.

  • Alejandra Mones Ruiz
    Reply
    Alejandra Mones Ruiz
    22 enero, 2014 at 3:35 pm

    Que buena nota!
    No solo dan ganas de tenerla a Ud como coach laboral, sino que se puede aprender mucho de su vision , desde “su lado” del escritorio!

  • Carolina Tulian
    Reply
    Carolina Tulian
    22 enero, 2014 at 1:14 pm

    Excelente artículo! nuestros clientes suelen comentarnos de esa sensación de estar a la defensiva o sentirse “evaluados”, para minimizar esas sensaciones -además de los puntos mencionados- también ayuda muchísimo tener claridad de “qué quiero que el selector sepa de mi?”, y para ello un proceso de autonocimiento es fundamental. Para poder, en el poco tiempo de una entrevista, hacer la mejor edición de nuestra historia profesional.

  • Leave a Reply

    5 × dos =