Percibe Ud. un salario emocional?

Pensar el salario como oportunidad de crecimiento y mejora de calidad de vida aumenta las chances empresarias de atraer y mantener contentos y productivos a sus colaboradores. Por ejemplo, la capacitación permanente o proponer de un plan de carrera hacen parte de lo que se plantea como “salario emocional”

Competir por talento con salarios más altos no es la única (ni la mejor) alternativa. La satisfacción y motivación de la gente es también clave para que se genere fidelidad y compromiso.

Atraer a los mejores candidatos y mantener empleados motivados no se logra, simplemente, aumentando los salarios. Las nuevas generaciones están dejando de comparar la calidad de vida con “capacidad de consumo”, y, como respuesta a ello, aparece una nueva estrategia que se denomina “salario emocional”, que  apunta a cubrir las necesidades personales, familiares y profesionales que no se satisfacen únicamente de la mano de un aumento en las remuneraciones.

El salario emocional es todo aquello que recibe un colaborador más allá de lo que estipulado en su recibo de sueldo. Siempre ha existido, aunque no se reconociera con ese nombre. Esta estrategia remunerativa es importante dado que el reconocimiento económico es un motivador de corto plazo, (más en un contexto de incertidumbre donde los aumentos salariales pierden efectividad en poco tiempo). El salario emocional, en cambio, no es financiado puesto que, como su nombre lo indica, está fuertemente ligado a las emociones de las personas.

Los procesos de coaching, también se inician con el propósito de darle seguimiento y soporte personalizado.

Se pueden ofrecer opciones que impacten al salario emocional de los empleados: la posibilidad de postularse a distintos programas tales como de talento, futuros líderes o desarrollo de equipos comerciales. Se lanzan estos con convocatoria abierta a todos los empleados y se les ofrece la oportunidad de que desarrollen determinadas competencias correspondientes a su estilo individual pero que se relacionen estas con las que se requieren en la organización para desempeñar sus roles profesionales y organizacionales de manera exitosa.

Es  importante, para la empresa, considerar los intereses de los empleados según su situación personal y generacional; un joven profesional de la generación Y (nacidos entre 1980-2000), considerará importante tener los viernes por la tarde libres para iniciar su fin de semana , por otro lado un colaborador nacido entre 1960 y 1980, de la generación X, es posible que priorice un horario flexible que le permita cumplir con sus obligaciones familiares.

No se trata de destinar grandes presupuestos, sino de estar atentos y escuchar las necesidades e intereses de los empleados. Los mayores aprecian mucho el hecho de poder seguir capacitándose o el participar de manera activa en las etapas de inducción de los nuevos empleados. El salario más alto nunca igualará el valor del tiempo y de una mejor calidad de vida. En las empresas, cualquiera sea su tamaño, comenzó a entenderse esto. Replantear la manera en que se generan los vínculos y profesionalizar la gestión a través de programas orientados a sus colaboradores es una enorme oportunidad, que rompe el paradigma de pensar que la gente se motiva sólo con dinero.

Ud., cobra algún tipo de “salario emocional”? Cuál?

 

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply
    Abel Medina
    31 agosto, 2015 at 10:48 am

    No percibo salarios emocionales lamentablemente, pero estaré atento a este tema que me parece super interesante.–gracias!!

  • Reply
    Oscar
    27 agosto, 2015 at 10:49 pm

    En mi último empleo mis principales salarios emocionales eran el WFH (Working From Home), que me permitió, por ejemplo, trabajar desde Salta, con la consecuente oportunidad de conocer las magníficas bellezas naturales de Salta y Jujuy, y la disponibilidad de una amplísima biblioteca electrónica, con miles de títulos para la auto-capacitación. El dinero es sólo un medio para la satisfacción de nuestras necesidades y deseos. Si obtenemos parte de esa satisfacción de modo más directo, tanto mejor.

  • Reply
    Oscar
    27 agosto, 2015 at 10:46 pm

    En mi último empleo mis principales salarios emocionales eran el WFH (Working From Home), que me permitió, por ejemplo, trabajar desde Salta, con la consecuente oportunidad de conocer las magníficas bellezas naturales de Salta y Jujuy, y la disponibilidad de una amplísima biblioteca electrónica, con miles de títulos para la auto-capacitación.

  • Reply
    javier
    27 agosto, 2015 at 6:17 pm

    siempre hay un salario emosional, en mi caso equivale a dos salirios pero negativos……

  • Leave a Reply

    tres × uno =