¿Qué tipo de carrera laboral tenés o querés?

A menudo no se comprende el significado de “carrera”.

Por definición, es “una ocupación emprendida por un significativo período de una persona, y con etapas de progreso.”

La parte “rara” de esta definición es, “con etapas de progreso”. A los que somos mayores de 50 nos enseñaron los beneficios y seguridad de un negocio exitoso, y recoger las recompensas de tener una ocupación constante-tener una carrera en una buena empresa.

Una carrera (tradicionalmente) no era una serie de puestos de trabajo interesantes o una enumeración de distintos empleos cada pocos años.

Sin embargo, el rápido desarrollo de la tecnología cambio muchas creencias preexistentes sobre qué y cómo debería ser una carrera. Cientos de nuevas empresas nacen y mueren, compañías se fusionan, personas diversifican e innovan con sus propias ideas. Y cuando esto se convierte en iniciativa entrepreneur, la gente muestra una significativa flexibilidad en su carrera. Los beneficios de cambiar de trabajo cada cuatro años y por qué las carreras no deben ser estáticas, es el tema del día.

La rotación laboral crece. La mayoría de las personas parecen tener diferentes etapas en su carrera, durante su vida. Ya sea por crecimiento, una mejor oportunidad, o simplemente por haber alcanzado el techo en ese puesto de trabajo, es muy probable que cambie su empleo en algún momento.

Señales de Advertencia de que ya es tiempo de pensar en su carrera:

1. Disminuye tu motivación.

Has dejado de despertar con entusiasmo y vas a trabajar a un ritmo lento. Llegar a tiempo al trabajo parece más como una sugerencia que una regla real.

El entusiasmo extra de “mejorar el lugar de trabajo” ha desaparecido, y ya no pones notas amarillas pegadas a tu grupo para motivarlos. En lugar de sentir un productivo y saludable estrés, sientes que no hay ninguna urgencia para completar tus tareas. Si estás más motivado para programar cómo y cuándo se van a utilizar los días de vacaciones que te quedan de lo que está para programar sesiones de creatividad e ideas de contenido, tenés un problema.

2. Cuando no puedes concentrarse en tu trabajo.

Esto sucede cuando las personas dejan de encontrar su trabajo desafiante. Después de un tiempo, el trabajo se convierte en una rutina de tareas triviales y dejan de estimular la mente. Una vez que esto ocurre es más difícil concentrarse, porque están aburridos. Es más frecuente que el aburrimiento se instale en empleados a los que sus supervisores dejan de ponerle nuevos desafíos, o dirigirlos hacia el crecimiento profesional ¿El resultado? Empezar a ver mucho el reloj y desear que las horas pasen más rápido.

3. Gastas más tiempo soñando con el cambio y buscando empleos, que realmente trabajando.

Esto debería ser obvio. Además de ser una falta de respeto a quien firma tus cheques de salario mensual, muestra que estás tan desprotegido en tu trabajo que buscás una salida inmediata.

desperate

4. A pesar de que te aburrís todo el día, estás exhausto cuando salís de tu trabajo.

El cuerpo parece decir lo que la mente no quiere admitir, especialmente cuando se trata de factores sensibles de la vida (empleo, relaciones, etc.) Toda tu energía se utiliza en estar insatisfecho todo el día. Si bien todos los trabajos tienen efectivamente una demanda de energía, un trabajo gratificante y satisfactorio debe dejarte conforme al final del día. Si amas estar al aire libre, realizar deportes o ejercicios, pero te encuentras solo esperando estar tendido en un sillón al finalizar el día, tu balance de vida-trabajo está fuera de control.

5. Tu actitud fuera del trabajo cambia.

Quienes tienen un largo atraso en un cambio en su carrera se muestran irritables y pesimistas, especialmente si hay otra persona involucrada. ¿Cuándo llegas a tu hogar, estás feliz de compartir detalles de tu día con tu pareja o un amigo? ¿Te involucras con ellos en conversaciones de cómo fue su día también? ¿Te sentís optimista sobre la tarde que seguirá a tu día de trabajo y confiado de que estará recargado para la mañana siguiente? Si ha contestado NO a estas preguntas sin dudarlo, tus relaciones personales pueden estar sufriendo tanto como tu propia carrera.

6. La envidia en tu carrera se ha vuelto un problema para vos.

La competencia es una parte natural de la experiencia humana, y el sentimiento de “¡wow, desearía haber hecho eso para vivir!” cuando leemos el blog de alguien que es un viajero profesional o algo así. Pero cuando no podés festejar la promoción de un amigo o felicitar a un colega al cual le dan un puesto en otra ciudad sin sentir celos, puede ser que estés listo para un cambio en tu carrera. Permitete tener confianza y satisfacción en la posición que merecés y buscá trabajos que llenen completamente ese sentimiento si no lo tenés presente.

7. Ya no sos capaz de ver el lado positivo.

La habilidad de permanecer esperanzado y positivo frente al estrés, y la rutina laboral se da vuelto muy importante. Si has llegado al punto de referirte mal a tus supervisores o tu lugar de trabajo sin arrepentirte, entonces seguramente es tiempo de un cambio en tu carrera. El deterioro en el respeto por tu empleador y la abstinencia de gratitud por tu posición puede llevarte a cortar lazos y desperdiciar oportunidades.


Al leerle el borrador de esta nota a un cliente, él me dijo: “- Suena como yo. ¿Ahora qué hago?”

Si estos signos suenan como su entera semana laboral, entonces es tiempo de hacer un recuento en tu vida. Relaciones, familia, trabajo, ocio-trabajo a través de las áreas de tu vida que se supone le traen alegría, y comenzar a identificar cuáles lo hacen realmente. Si la fuente de sus conflictos realmente es tu carrera, tratá e identificá por qué. ¿Te gusta el trabajo que hacés, pero odiás el lugar en que lo hacés? ¿Hay un supervisor por el que te da miedo ir a la oficina? Si es algo conciliable, arréglelo. Si no, imaginá qué clase de trabajo y empleador te gustaría.

Coaching de carrera está pensando para ayudar en estas situaciones.

Por qué no intentarlo?

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

18 + 8 =