¿Tiene ¨secretitos¨, temas que preferiría evitar en una entrevista de trabajo?

Businessman covering mouth with hands

Tal vez fue despedido por motivos “poco agradables”, ó tal vez usted renunció de manera inesperada.

Cualquiera sea el motivo, siempre hay “algo” o temas sobre los que la gente preferiría no hablar en una entrevista de trabajo. No solo porque han sufrido una mala experiencia, sino porque ahora deben hablar de ello una y otra vez.

Cuando mis clientes tienen ese tipo de “secretos” les digo que para contestar este tipo de preguntas en forma efectiva, sería importante que solucionen estos temas de antemano. La mejor forma de hacerlo es pensar en el tema y redactar una respuesta.

Aquí le planteo a Ud. algunas respuestas frecuentes a “preguntas difíciles”:

“¿Ha sido despedido en alguna oportunidad?”

“¿Por qué renunció a su último trabajo sin tener otro trabajo a la vista?”

Estos son ejemplos de cómo dos clientes contestaron a estas preguntas:

• Cliente 1

“Tuve un jefe excelente, pero se fue. Desde el primer momento quedó claro que mi nueva jefa y yo íbamos a estar en desacuerdo. Simplemente, teníamos diferentes personalidades. Ella cambiaba constantemente las reglas. Un día lo quería de esta forma, y el día siguiente lo quería de otro. Generalmente, no tengo problemas con mis jefes, pero esta mujer era realmente dominante en su forma de trabajar”.

Luego de escucharlo, le dije que esa no era la mejor forma de exponer la situación. Se podría calificar a esta persona como “quejoso”. Hablar mal de los jefes anteriores en una entrevista de trabajo es una mala idea. A nadie le gusta escuchar sobre los defectos de otra persona, en especial de alguien que ni siquiera conoce. Además, puede dar la impresión al entrevistador de que esa es la forma en que se referirá a él en el futuro.

• Cliente 2

“Me despidieron después de una importante reorganización. La fusión de distintas culturas provocó un gran cambio en la forma de hacer las cosas. Había algunas diferencias de opinión entre mi jefe y yo, y finalmente fui despedido. Me hago responsable de mis errores por la forma en que resultó todo. Aprendí mucho de esta experiencia y, al repasar la situación, habría actuado de otra forma. Pero eso ya pasó, y ahora estoy listo para seguir adelante con una nueva perspectiva”.

En mi opinión, esta es una mejor respuesta porque demuestra confianza en sí mismo. El cliente 2 se hace responsable y trata la situación con honestidad.

Ya sea que haya sido despedido con justa razón o como resultado de una reorganización o cualquier otra circunstancia, ponga por escrito como contestaría a esta pregunta. Lea su escrito en voz alta o use un grabador y practique hasta que le guste lo que está escuchando. Mejor aún, conteste la pregunta ante otra persona en una entrevista fingida. Haga que él o ella observe la técnica que utiliza en su entrevista, lenguaje corporal, contacto visual, nivel de comodidad mientras contesta esta pregunta. Los comentarios de otras personas lo ayudarán a mejorar su presentación.

Pero, cuidado! La peor forma de contestar una pregunta de esta naturaleza es con una mentira. En general, una mentira lleva a otra y antes de que se dé cuenta ya se ha sobrepasado. Siempre corre riesgos cada vez que incluya una mentira al aplicar a un trabajo.

Mi abuela me enseñó que “la mentira tiene patas cortas”. Ud. no está obligado a cometer “sincericidios” pero… sí está obligado a saber cómo presentar la verdad de manera positiva.

Que opinan?

You Might Also Like

5 Comments

  • Alejandra Mones Ruiz
    Reply
    Alejandra Mones Ruiz
    31 mayo, 2014 at 8:12 pm

    Me temo que todos tenemos algún tema del que preferimos no hablar.
    Estos consejos aplican tanto a los que buscan trabajo, como a los que …trabajamos y pasamos por evaluaciones de desempeño, no siempre muy ” justas”

  • Reply
    Gustavo
    29 mayo, 2014 at 5:21 pm

    Excelente recomendación. El ir preparado con una respuesta ya en mente que uno se sienta cómodo contándola hace una diferencia enorme. Ademas, el cuerpo no miente y la inseguridad/miedo se escapa por todos los poros de la piel!.
    En la medida que salga la respuesta mas natural mejor….
    Muy buen tema para reflexionar!

  • Reply
    El Mando Medio
    29 mayo, 2014 at 10:52 am

    Me perturba un poco el hecho de que siempre debamos, como empleados, asumir los posibles errores de nuestros empleadores. Si fui despedido porque me llevaba mal con mi jefe, ¿por qué no decirlo? ¿O acaso todas las personalidades son compatible?

    En tiempos en los que nos demandan poner toda nuestra subjetividad en juego en el trabajo (creatividad, emociones, etc), ¿no es de esperar que surjan problemas de relación, de incompatibilidades?

    ¿Por qué hay que inculparse por los fracasos de otros? ¿Por qué hay que ser tan correcto y decir “reestructuración” cuando en realidad es “despidos masivos por malas decisiones del directorio”?

    http://elmandomedio.blogspot.com.ar

  • Reply
    Carlos Feito
    28 mayo, 2014 at 7:48 pm

    Creo que existen preguntas de primera linea y de segunda linea, por lo que agotadas y superadas las principales, el entrevistador sagaz deberia evaluar si hay algo que le quedó en el “tintero” para ver si vale la pena plantearla.

  • Reply
    MARIA DEL cARMEN
    27 mayo, 2014 at 9:35 pm

    Si , creo que el plantearse todo aquello que no nos gustaria que nos pregunte , es bueno para estar “entrenados ” en una buena o “menos mala rta” , pero creo que tampoco hace bien tenerlas muy muy presente porque nuestra mente puede traicionarnos y provocar nosotros mismos el sacar ese tema . Como aquella anécdota de:” no te imagines un elefante verde”, y de tanto repetirlo uno no deja de pensar en eso no ?
    saludos

  • Leave a Reply

    13 − seis =